• Por Luis Hernández Martínez*

Mujeres, función pública y no corrupción

El viernes pasado, durante un encuentro organizado por mujeres de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA), Arely Gómez González, Secretaria de la Función Pública, expuso varios temas relacionados con el ejercicio de la vida pública de la mujer en México. Destaco dos: la participación femenina en los puestos de la alta dirección pública y el combate a la corrupción.

Arely Gómez invitó a las Barristas (acompañadas en esa reunión-comida por José Mario de la Garza Marroquín, presidente de la BMA) para que se sumaran a la campaña “Mujeres contra la Corrupción”.

Sobre el primero, Gómez dijo que “en nuestro país, sí hay una presencia equilibrada entre hombres y mujeres dentro de la administración pública, prácticamente 50 y 50 por ciento. Sin embargo, solamente el 29% de todas las mujeres que forman parte del servicio público están en niveles de toma de decisiones”.

Y agregó: “En toda América Latina y el Caribe, por ejemplo, la presencia de las mujeres en funciones de alto rango en 1988 era del 5%. Para el año 2012, la proporción se incrementó al 11%. Si seguimos con esta taza de crecimiento, nos llevaría aproximadamente 30 años lograr alcanzar el 30%”.

En cuanto al segundo tema, Arely Gómez invitó a las Barristas (acompañadas en esa reunión-comida por José Mario de la Garza Marroquín, presidente de la BMA) para que se sumaran a la campaña “Mujeres contra la Corrupción”. Un ofrecimiento que aceptaron. Incluso ahí mismo firmaron el convenio que las adhiere al decálogo siguiente:

1. Promover en mi entorno la ética pública como un compromiso no sólo de integrantes del servicio público, sino también de la ciudadanía.

2. Impulsar la inclusión de las mujeres en los espacios de toma de decisiones dentro de las instituciones públicas, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado.

3. Ejercer siempre de manera ética la autoridad que tengo frente a otras y otros, tanto en mi vida privada como en el ámbito público.

4.Comprender y practicar el diálogo en todo momento como la vía para el entendimiento y la consolidación de un sentido de comunidad.

5. Participar directamente y fomentar la participación informada y responsable en procesos electorales, programas de gobierno y en el diálogo público continuo.

6. Denunciar ante las instancias correspondientes cualquier acto de corrupción del que tenga conocimiento, por más insignificante que parezca.

7. Tener la información necesaria para conocer, prevenir y denunciar los efectos negativos de la corrupción en el ejercicio de los derechos de las mujeres.

8. Prevenir y denunciar cualquier caso de extorsión sexual en el hogar, la escuela o espacio de trabajo.

9. Vigilar desde las instituciones de gobierno y desde la sociedad el uso correcto de los recursos públicos.

10. Participar de manera convencida, consciente y comprometida en este movimiento nacional en contra de la corrupción, reconociendo mi contribución al bienestar de todas y todos los mexicanos.

Mujeres Barristas, en su lucha estoy. En nuestra lucha estamos.

* El autor es abogado, periodista, administrador, youtuber y blogger. Abogado certificado por la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA) y miembro de la Comisión de Derecho Penal de la BMA. También es profesor de posgrados en Alta Dirección, Derecho, Gobierno y Políticas Públicas en la UNAM, EBC, UP, La Salle, HC Escuela de Negocios y Alta Dirección Jurídica.

48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo