• Por Luis Hernández Martínez*

Construir ecosistemas soberanos

Hace algunos días, con la presencia de José Antonio Meade, Secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), centenares de socios de los despachos de abogados y de las notarías más importantes de México acudieron a un evento que conmemoró diez años del programa de vinculación que la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana tiene para formar en las trincheras de la vida real a sus estudiantes universitarios.

José Antonio Meade, Secretario de Hacienda y Crédito Público, asistió al evento de empleadores organizado por la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana (9 de febrero, 2017).

En ese contexto, luego de escuchar la presentación de Meade (una radiografía económico-política del México de hoy), los organizadores (encabezados por Héctor Salazar Andreu, Director de la Facultad convocante) demostraron que el camino a seguir –desde hace mucho ya planteado y practicado por este columnista– es la construcción de un ecosistema donde empleadores y universidades trabajen en conjunto para fortalecer tanto la economía nacional como el Estado de Derecho.

Ante una audiencia que también incluyó la presencia de Trevor Morrison, Decano de la Escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York (la educación humanista a contracorriente de los nacionalismos emergentes), José Antonio Lozano Díez, Rector del Sistema UP-IPADE, explicó la importancia vital que tiene la vinculación empresa-universidad para la construcción de un México más próspero.

El concepto de universidad, agregó Lozano, tiene que reinventarse para que responda a las necesidades actuales de la sociedad mexicana. Urge, desde su óptica, un trabajo coordinado con los empleadores donde la aplicación práctica de los conocimientos teóricos tenga un impacto en el desarrollo de una sociedad justa y equitativa.

Coincido: la responsabilidad de construir un Gobierno y Políticas Públicas innovadoras exige la incorporación de personas y pensamientos diferentes que impulsen el actuar ético de la alta dirección (universitaria, gubernamental y empresarial).

El tiempo apremia. Nuestro país no aguanta más improvisaciones (en ningún sector, ni cargo). Tampoco resiste que tanto la corrupción como la impunidad sean el pan nuestro de cada día. Y ya olvídese querido lector que sea para garantizarnos un futuro, ya es para rescatar nuestro presente como nación.

¿La marcha del domingo 12 de febrero? Sin duda un evento social importante (la prensa nacional e internacional hicieron su cobertura y crónica respectivas). Mi opinión es que tal manifestación (#VibraMéxico) es solo una parte de las soluciones conjuntamente exhaustivas que necesitamos ejecutar con un solo propósito: construir un país más justo, más próspero, más competitivo y en paz.

Tenemos que pasar de la manifestación a la acción: renunciar a los actos ciudadanos que solo sirven como escenario de cientos de miles de fotos y videos "pal feis", "pal tuiti" y "pal insta". Evitemos los espejismos que genera una sociedad repleta de “softactivistas”.

Tengamos también la inteligencia para detectar a los cabecillas de movimientos disfrazados de un propósito social, pero que su vida profesional no aguantaría una prueba capaz de detectar los conflictos de intereses políticos, económicos y familiares. La construcción de la soberanía nacional es una labor honesta, apasionada y patriótica; de adentro hacia afuera.

* El autor es abogado, periodista, administrador y blogger. Subcoordinador de la Comisión de Ética Profesional de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA) y miembro de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE Colegio). Profesor de posgrados en Alta Dirección, Derecho, Gobierno y Políticas Públicas en la UNAM, EBC, UP, ICAMI y HC Escuela de Negocios.

52 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo