• Por Luis Hernández Martínez*

Impulsemos la conciencia jurídica de México

Hoy jueves 29 de junio (a las 19:00 horas), José Mario de la Garza Marroquín, Presidente de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA), ofrecerá el Informe del Consejo Directivo (la primera vez en su gestión) ante la Asamblea General Ordinaria de Socios. Ahí mismo, entre otros puntos de la reunión, los barristas que cumplieron con los requisitos de actualización técnica y formación ética recibirán sus constancias de certificación.

También será relevante la entrega del premio Pro Bono a Rodolfo Islas Valdés, abogado penalista con un gran trabajo en la Fundación Barra Mexicana (FBM). Rodrigo Zamora Etcharren coordinó todo el proceso de candidaturas y selección de tan prestigiado galardón. Hacia el final del evento, los nuevos barristas y los aspirantes a barristas (universitarios en el último semestre de la carrera) tendrán una bienvenida por sumarse a las filas de la BMA (una asociación civil sin fines de lucro fundada en 1922). Hasta aquí, algunos de los hechos por ocurrir el jueves próximo.

¿Qué esperar de la Barra a partir de ese día? ¿Qué debe hacer la BMA según la opinión de algunos barristas y sociedad en general luego de un cuatrimestre exitoso? Una participación más cercana con la gente, con el ciudadano de a pie, con el justiciable. Que los Presidentes de Capítulo y Coordinadores de Comisiones y Comités trabajen para bajar y materializar todas sus actividades en el mayor número de mexicanos posible (sean abogados o no).

La Barra tiene que ir más allá de los eventos de protocolo que algunos servidores públicos utilizan a conveniencia solo para decir lo que quieren. Y cuando ahí son cuestionados sobre un aspecto relevante tanto para la sociedad no abogada como para el Estado de Derecho en México expresan en automático (esquivos, indolentes, molestos) que no es el momento, ni el lugar, para responder la pregunta. ¿Qué parte de "servidores públicos" no entienden?

También la BMA deberá preocuparse menos por aparecer “hombro con hombro” con otras organizaciones y asociaciones que en ocasiones (la mayoría) solo aprovechan la marca, la logística y los recursos a disposición. Además varios de los eventos solo sirven para las fotografías y para mitigar los egos. Además, cuidado, en una de esas sale caro en el ámbito reputacional por descubrirse que posó al lado de alguna institución encabezada por alguien señalado por tener conflictos de interés y beneficiarse indebidamente de su cargo.

¿Qué esperar de la BMA? Algo que está en sus manos cumplir cabalmente en el bienio 2017-2018: ser la conciencia jurídica de México. Cuenta conmigo para tan alto propósito.

* El autor es abogado, periodista, administrador, youtuber y blogger. Abogado certificado por la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA) y miembro de la Comisión de Derecho Penal de la BMA. También es profesor de posgrados en Alta Dirección, Derecho, Gobierno y Políticas Públicas en la UNAM, EBC, UP, La Salle, HC Escuela de Negocios y Alta Dirección Jurídica.

47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo