top of page
  • Foto del escritorAlta Dirección Jurídica

La insoportable levedad del proceso penal


“Lento. Tortuoso. Insufrible… No sé qué más quieres que diga”, expresó fastidiada. Harta. No la culpo. Más de 1,100 días de lucha. De búsqueda. Su familia ya experimentó las fases del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Todos los familiares las atravesaron más de una vez (si acaso fuera posible).


Por Luis Hernández Martínez*


Soy renuente a escribir con adjetivos. ¿Pero qué hacer cuando la promesa de justicia no se cumple? Vaya, ni siquiera aparece. Ni remotamente tenue como una luz al final del túnel. Ante el drama judicial las víctimas expresan sus emociones, sus sentimientos. Su rabia e impotencia. ¿Y qué debo decirles al momento de entrevistarlas para plasmar lo más objetivamente posible su dolor? Disculpen, ¿pueden ahorrarse los calificativos, las ofensas?


Tres homicidios (asesinatos a sangre fría, escribiría Truman Capote), un presunto culpable (autor mediato, precisaría la doctrina penal) y decenas de personas lastimadas emocional y físicamente (no exagero) son hasta ahora el saldo de un proceso penal que gira lento y, en ocasiones, se detiene; a pesar de los buenos oficios de los abogados que asisten a las víctimas. Incluso parecería que retrocede (igual que el comportamiento actual del núcleo de la Tierra).


Todo ocurre conforme a la ley, dicen. Con base en el debido proceso, aseguran. Citan a una audiencia, pero la difieren. Semanas después, la nueva fecha se aproxima; y ocurre que la persona presuntamente culpable cambia de defensa. Entonces el tiempo transcurre en contra de las víctimas, una vez más, pues la abogacía recién llegada “apenas consultará el expediente”. Así que señalan otro día y horario para comenzar la etapa intermedia. Al menos así luce la esperanza en papel, escrita con el lenguaje procesal en turno.


Mención aparte alcanza el tema de los amparos: uno, en contra de la prórroga de la audiencia (por citar un ejemplo), pero la estrategia jurídica enfrenta la escarpada montaña de los antecedentes en contra de una orden de aprehensión. El drama judicial gira alrededor de qué juzgado debe conocer, si la respuesta es “el de origen”, entonces tendrá que notificarse al competente (“al que conoció ya hace casi cuatro años del asunto”). Y mientras, los días transcurren. El tiempo pasa. La promesa de justicia no aparece.


Queda claro. México tiene deudas importantes con miles de personas que, a pesar de la magnitud de su tragedia y esfuerzos, aún no vislumbran el camino, ni la manera, de cómo obtendrán la justicia pronta y expedita que promete nuestra Constitución.


Es más, sin la atención mediática, la mayoría de las víctimas cargan con su pena en la búsqueda de justicia. Y lo hacen a través de un proceso penal que, a pesar de todas las pruebas que pudieran aportar, no ofrece la garantía que finalizará con una sentencia a su favor.


¿Cómo vivir luego de la muerte de un ser querido? ¿Cómo soportar el peso de deambular como un sobreviviente? ¿Cómo supera una víctima los daños en sentido amplio? Tres preguntas que acompañan la impuesta soledad de una persona que lleva a cuestas el duelo de perder su mundo... Un universo destruido por tres asesinatos a sangre fría.


*El autor es abogado, administrador, periodista y educador. Es perfeccionador y experto en compliance en Alta Dirección de Empresas y docente a nivel posgrado en materias de innovación, negocios, mercadotecnia y derecho.

469 visualizaciones69 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

69 comentarios


Martha Laura
Martha Laura
21 feb 2023

A mi punto de vista es difícil interpretar los procesos penales en el país, siendo que México es uno de los países donde hay más corrupción en el sistema tanto de justicia como de desarrollo, ya que no hay la preparación suficiente ni el apoyo en esta rama. La injusticia existe y no se llama México, se llaman personas egoístas e injustas ya que hacen un sistema donde no hay cabida a la luz de la esperanza para las personas que son víctimas de este sistema, quienes buscan una solución y apoyo de parte de las autoridades, pero no lo encuentran ya que nuestra organización penal tiene deficiencias básicas como es la confianza y lealtad hacia quienes si la merecen.

Me gusta

Josue Abraham Pérez
Josue Abraham Pérez
18 feb 2023

Es complicado ver y aceptar que los procesos penales en nuestro país nunca son justos, se siente la impotencia de que uno esta tomando la preparación para poder ser licenciado en derecho y así poder combatir esto, pero la misma sociedad esta coluda y todo el sistema esta podrido. La verdad espero que en algún futuro las personas que requieran justicia, la logren conseguir porque en un país que esta condenado a ser así, esta complicado.

Perez Garrido Josue Abraham - Salón 802

Me gusta

Gustavo Vargas
Gustavo Vargas
17 feb 2023

Tristemente nuestro sistema penal tiene muchas deficiencias y tenemos que seguir enfrentándonos a este tipo de situaciones a diario, al punto que ya lo normalizamos mucho, cuando tendría que ser lo contrario.

Gustavo Vargas-802

Me gusta

lflealr
16 feb 2023

Concuerdo con esta nota, por que por experiencia propia he podido vivir el sistema deficiente del proceso penal mexicano y el sistema debería ser empático acerca del tema del duelo que llevan las personas. Luis Leal - 802 - Facultad de Derecho

Me gusta

Rodolfo Vasquez
Rodolfo Vasquez
15 feb 2023

La desesperanza e impotencia de nuestro sistema penal sirven como agravantes ante el duelo por la muerte de un ser querido. Contundente y claro es el caso que usted acaba de narrar licenciado, la celeridad es meramente un adjetivo ilusorio del proceso penal donde sus principios es un mero adorno en su idealización. Me impacta mucho saber que si el caso no es sustancioso económicamente, mediático entonces no se resolverá o se vera en ninguna posibilidad.

Rodolfo Emiliano Vasquez Razo. Grupo 802. ULSA

Me gusta
bottom of page